Pontevedra Viva!

Opinión

Kabalcanty

Kabalcanty

Os pido perdón

Ha llegado un punto que necesito pedir perdón a mis hijos, a mis sobrinos, a los jóvenes de toda esa generación a la que hemos entregado las migajas, los añicos de un mundo que pretendíamos mejor y que no es más que una mala caricatura de un circo hueco sin atracciones

Anterior Seguinte